La Iniciativa Ciudadana Europea

Uno de los mecanismos de democracia directa de la Unión Europea

Auror: Óscar Fernández González
(oscarfzgz@gmail.com)

Después de la desolación que dejaron atrás las dos guerras mundiales del siglo XX el continente europeo comenzó un proceso nuevo. Las viejas naciones quisieron poner fin a la lucha por un poder hegemónico que ninguna podría atingir. En cambio, cobraron fuerza las ideas de una Europa unida materializándose en el inicio de la llamada integración europea. Las primeras comunidades de los años 50 respondían a un concepto funcionalista de integración. Se basaban en el mantenimiento de la paz y una progresiva unión económica dentro del sistema capitalista. Si bien es cierto que se abandonaron las perspectivas federalistas, las competencias de las Comunidades Europeas (CEE) fueron aumentando con el consiguiente efecto sobre los ciudadanos. Un proyecto que había comenzado como una organización internacional suscrita por seis países se convirtió en un nuevo sistema de gobernanza multinivel transnacional.

Los nacionales de los Estados miembro vieron como las decisiones que se tomaban en términos supranacionales afectaban a un amplio espectro de su vida. Pronto surgió el debate sobre la legitimidad que tienen las instituciones europeas para legislar en tantos ámbitos. Críticas, provenientes sobre todo del Parlamento Europeo (PE), llegaron a los despachos de Bruselas. El efecto de las mismas estimuló cambios substanciales a través de los años. Por orden cronológico, podrían destacarse los siguientes hitos: las primeras elecciones por sufragio universal directo al PE en el 79; la firma Acta Única Europea (1986) que sitúa al PE como colegislador en algunas materias; y el vigente Tratado de Lisboa (2009) que añadió más transparencia al proceso decisorio y amplió la capacidad legislativa del PE a casi todos los ámbitos. Aun así, el debate está lejos de ser zanjado. El proceso de toma de decisiones en la UE sufre de un déficit democrático que menoscaba la legitimidad y disminuye la percepción positiva de la opinión pública. Desde mi punto de vista, las claves que subyacen tras este déficit democrático son la falta de una identidad sociopolítica europea (un demos europeo); la desafección de la ciudadanía por las instituciones (y la clase política en general) y sus procesos de toma de decisiones; y la falta de unos resultados decisorios acordes con las preferencias de una mayoría de ciudadanos. Ahora bien, la literatura acerca del déficit democrático de la UE es realmente
amplia y está a años luz de llegar a un consenso.1

IMG-20180803-WA0002.jpg

Con el objetivo de paliar los problemas planteados, la UE sacó a la luz el Libro Blanco sobre Gobernanza en 2001. En este texto, creado con el objetivo de abrir un debate público, se planteó introducir mecanismos de democracia directa. La iniciativa prosperó,
no sin dificultades, plasmándose entre otros en la introducción en el artículo 11 del Tratado de la Unión Europea (TUE) la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE). La ICE es un mecanismo jurídico que permite plantear un proyecto legislativo a las instituciones
europeas. El proceso para llevar a cabo una de estas propuestas se inicia con la creación de un Comité Ciudadano que elaborará el documento de proyecto legislativo. Una vez
hecho esto se publica en la página web de la Comisión Europea (CE) sobre la ICE. Aquí los ciudadanos interesados podrán firmar la petición. El apoyo necesario es de un millón
de firmas dentro de un plazo límite de un año. Con el objetivo de hacer este mecanismo de propuesta más representativo se establecen una serie de exigencias de las cuales se
pueden destacar la necesidad de que se reúnan un mínimo de firmas en al menos siete Estados miembros. Este mínimo varía según la población del Estado en cuestión. Si la propuesta alcanza el apoyo necesario y cumple con todos los requisitos2
la CE debe pronunciarse acerca de la misma. En caso de que se considere necesario un acto legislativo, se sigue el procedimiento común de decisiones legislativas de la UE, el Procedimiento Legislativo Ordinario (PLO), en el cual participan CE, PE y Consejo.
Ahora bien, ¿supone realmente la ICE un mecanismo efectivo y útil para influir positivamente en el déficit democrático de la UE? Desde la entrada en vigor del TUE
hasta hoy se han presentado sesenta y ocho ICEs. Solo cuatro han prosperado:

El derecho al agua y el saneamiento como derecho humano ¡El agua no es un bien comercial, sino
un bien público!; Uno de nosotros3; Stop vivisection4; y Prohibición del glifosato yprotección de las personas y del medio ambiente frente a los pesticidas tóxicos. Los resultados no parecen alentadores, pero no debemos dar todo por perdido. Que no se hayan materializado legislativamente muchas iniciativas no quiere decir que no haya habido resultados positivos.

Ante todo, la ICE se debe de entender como un mecanismo de agenda setting. Ciudadanos que tienen una preocupación común, que han invertido tiempo de sus vidas en una causa y que han recogido firmas para mostrar su descontento y ganas de cambio no pueden ser obviados. Y, de hecho, no lo son. Las iniciativas, en total que sean denegadas en la fase
de registro, siempre llegan a las instituciones europeas para ser debatidas. Supone una oportunidad para la población europea de expresar sus inquietudes en un sistema donde
la agenda política no se sabe muy bien quien la decide. Un buen ejemplo es la iniciativa STOP TTIP, una ICE que reunió más de tres millones de firmas en contra de las negociaciones de los tratados comerciales TTIP y CETA con EEUU y Canadá respectivamente. La CE había iniciado los contactos con sendos países sin que, realmente,
nadie se lo pidiese. Hay que tener en cuenta que la CE y su plan de actuación no son elegidos directamente por los ciudadanos. STOP TTIP supuso un toque de atención a las
instituciones. Sirvió para recordar que no siempre las políticas que se llevan a cabo desde Bruselas gustan o/y benefician a todo el mundo a pesar de que se les apliquen por igual.

IMG-20180803-WA0000

Otro de los efectos positivos que aporta la ICE es su efecto dinamizador en la construcción de una identidad europea. La ciudadanía europea no tiene una historia común, un Estado
único que compartir, unos valores comunes a los que apelar y tampoco una cultura que homogenice la población. La riqueza lingüística es inmensa. En un espacio tan
heterogéneo es complicado crear un espacio público común. Mecanismos como la ICE ofrecen la capacidad de poner en contacto y organizar luchas por intereses comunes. Unos
intereses que son, además, transnacionales. En este sentido, la generación de lazos de solidaridad y de un debate europeo sobre intereses comunes no puede más que
contribución a la creación de un demos europeo. Ahora bien, no debe de ser entendido como un deseo de eliminar las particularidades de cada cultura, sino como un intento de
aunar esfuerzos para obtener objetivos comunes. Unos objetivos comunes como el Estado de bienestar, la protección social, la vida en democracia, la igualdad, la no discriminación de cualquier tipo…que creo que respaldan la mayoría de ciudadanos europeos.

images

Como hemos visto, la ICE aporta valor añadido positivo a la Unión Europea. Está en manos de los ciudadanos utilizar su potencial para expresar sus inquietudes y plantear
nuevas soluciones. Es hora de que la ciudadanía europea despierte y ejerza un papel más activo en la democracia actual eligiendo y luchando sus intereses de una forma más directa. Porque, como dijo el poeta estadounidense Archivald MacLeish, “la libertad es el derecho de escoger: el derecho de crear uno mismo las alternativas a escoger. Sin la posibilidad de escoger y el ejercicio de escoger, el hombre no es un hombre, sino que es un miembro, un instrumento, una cosa.”


1 Véanse autores como Arregui, Follesdal, Habermas, Hix, Majone, Moravicsk…
2Reglamento 211/2011
3 Relativa al derecho a la vida. En concreto al uso de embriones para la experimentación
4 Relativo al derecho de los animales. El objetivo era detener la experimentación con animales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close